Es otra de las técnicas de la medicina estética encaminada a revertir el paso del tiempo mediante el empleo de materiales biodegradables y reabsorbibles como es la polidioxanona.

El procedimiento consiste en tejer un entramado de hilos cruzados que sujete el tejido facial, a través del uso de distintos tipos de éstos (monofilados, tornados, espiculados...) indicados según qué zonas y según el estado de la piel y morfología del paciente, lo cual se valorará por el médico estético.

Los hilos tensores más utilizados entre los pacientes son:

  • Monofilados: sencillos, estimulan la síntesis endógena del colágeno, aportando densidad y firmeza a la piel.
  • Espiculados: indicados, sobre todo, desde la zona del mentón a la sien, con espículas en dos sentidos para aportar sujeción a los tejidos.
  • Tornados: tienen una forma de espiral alrededor de la aguja, se indican para rellenar arrugas. Multifilados o monofilados.
  • 3D: extra tensores. Indicado para aquellos pacientes que necesitan una máxima elevación del óvalo facial.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted